De la euforia a donde nada es imposible

De la emoción a la cesantía y de la cesantía a las nuevas oportunidades, la historia del joven Gonzalo Pérez.

Quizás ese nombre no les dice mucho, pero ver su imagen en este histórico y emocionante partido ante Unión La Calera de diciembre, nos hace recordar inmediatamente quién es.

Ese día, Gonzalo, cumplía la misión de ser el auxiliar del bus que llevó al Cuadro mágico desde el Centro Deportivo Azul, el día sábado a Rancagua, al hotel de concentración y posteriormente el domingo, desde el hotel al Estadio El Teniente.

Además de cumplir con su labor, Pérez es un hincha acérrimo del Romántico Viajero y fue testigo privilegiado de los minutos de infarto en que la U estuvo en la B y posteriormente volvimos a Primera con los goles de Arias y Fernandes.

Todo era alegría en su corazón, hasta que, de un momento a otro, él y su equipo de trabajo quedaron cesantes una vez terminado el partido.

«Cuando terminó el partido, estábamos esperando a los jugadores para volver, el dueño de la empresa nos llamó a todos y dijo que si el bus salía (del estadio), estaban todos despedidos, quería dejar a la U tirada allá, porque decía que los hinchas se iban a -pitiar- el bus, que era muy caro, pero igual nos fuimos en el bus y echaron a varios», comentó a La voz Azul.

Tras lo anterior, la gente de Azul Azul se dio cuenta de lo sucedido, se comprometieron con darle trabajo a Gonzalo y cumplieron.

El ahora, exauxiliar de buses, trabaja en el Centro deportivo Azul, en el área de operaciones: «Se han portado un 7 conmigo, desde el que tiene el cargo más alto, hasta los pares, son muy buena onda, nadie te anda mirando feo», agregando además que ya lleva cerca de un mes trabajando en el lugar «Más allá del horizonte».

“Trabajar en el CDA es algo único, mucha gente me ha dicho, que haría cualquier cosa por trabajar en la U (CDA)”, comenta contento Gonzalo Pérez.

Eso nos recuerda que cuando se cierra una puerta se abre una ventana y hay que ser perseverantes, bueno, así somo los hinchas de la U.

Por Mario Fuentes y Leo Mora.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario