Clark dice que hay y no hay mano negra en la U

Michael Clark, presidente de Azul Azul, respondió a la carta que el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, envió al directivo, en donde acusó ‘secretismo’ en la propiedad de la concesionaria y exigió explicaciones por la crisis que vive el Cuadro Mágico.

Clark respondió en un documento de cinco carillas, asegurando que la información sobre los nuevos dueños del club le fue entregada ‘el 16 de abril en una reunión vía Zoom’.

El presidente de Azul Azul explicó que el nuevo dueño es el fondo de inversión privado llamado Tactical Sport (90% Sartor y 10% Inversiones Antumalal de Michael Clark), y que los socios de Sartor son Óscar Ebel, Pedro Pablo Larraín, Alfredo Harz, Carlos Larraín, Rodrigo Bustamante, Miguel León y sus familias directas, así como por Inversiones Atlas (17%) que, a su vez, está en manos de Atlas Financial Panamá Corp.

“La propiedad de Atlas Financial Panamá Corp se encuentra atomizada, ningún accionista tiene más de un 10% (…) todos estos accionistas atomizados son ciudadanos norteamericanos”, aseguró el timonel de la concesionaria. Pese a esto, no se precisa quiénes son dichos inversionistas.

Además míster Clark, también sostiene que “no hay representantes, agentes o intermediarios de jugadores, ni dueños o partícipes en otros clubes de fútbol, chilenos o extranjeros, que formen parte de manera directa o indirecta de la propiedad del Fondo de Inversión Privado Tactical Sport o de la gestión de dicho fondo”, descartando así la presencia de FF en la U.

Por otra parte, el directivo señaló a Vivaldi que “se ha instalado una campaña de desprestigio, mentiras y descalificaciones, orquestada por las mismas personas que resultan ser los verdaderos responsables de la actual crisis del club, los que han instalado una posverdad consistente en que la información sobre la propiedad del club no está y no ha estado disponible, y atribuyéndole participación en la propiedad y en la toma de decisiones del club a terceros totalmente ajenos”.

Clark también explicó la profunda crisis económica “con la que nos encontramos a nuestra llegada”, en junio pasado. “Presenta pérdidas en los últimos 7 años (2014 a 2020) por $21 mil millones”, y deudas con vencimiento para 2021 “de $6.590 millones que no se encontraban contemplados en los flujos de pago”, se precisa en la carta.

Con respecto a la crisis deportiva, el directivo sentenció que hace tres años se está “peleando situaciones de permanencia”, y que “la situación de crisis, como usted la denomina, es precisamente aquella con que la administración que me corresponde encabezar se ha encontrado al asumir Azul Azul. (…) No creemos que nadie, racionalmente, pueda suponer que los males que aquejan al club comiencen con nuestra llegada”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario