Clark: «Uno empieza a pensar que hay una agenda anti-U»

El presidente de Azul Azul, en conjunto a Cecilia Pérez, José Ramón Correa y Marcelo Díaz se refirieron a la suspensión del duelo contra Cobresal, en la que era la vuelta de los azules al Estadio Nacional.

«Lo que está pasando es desconcertante y se pierde la fe en las autoridades» fueron las declaraciones de Michael Clark, presidente de Azul Azul, respecto a la suspensión del partido entre la Universidad de Chile y Cobresal en lo que iba a ser el retorno del cuadro mágico al Estadio Nacional.

El presidente de la concesionaria fue enfático al señalar que se le estaba faltando el respeto al hincha, a la institución y a Cobresal, afirmando que «los platos rotos de un partido en donde quedó la escoba los terminamos pagando nosotros«, además de señalar que por situaciones como estas «uno tiende a pensar que hay una agenda anti fútbol, y anti U».

Clark entregó detalles del operativo de seguridad que se iba a llevar a cabo este domingo en el Estadio Nacional, algunas de las medidas consistían en la instalación de 8 kilómetros de rejas y 350 guardias distribuidos en el recinto de Ñuñoa, aparte de la disminución del aforo inicial de 45.000 personas a 32.000 espectadores.

Marcelo Díaz, visiblemente afectado por la situación, lamentó la determinación tomada por la delegación presidencial, exigiendo que «respeten al Club más grande de Chile«. Otro tema tocado por el capitán del bulla fue la planificación del ambiente en el partido, mostrándose apenado porque se desaprovecharán instalaciones como la sala TEA, la que beneficiaría, entre otras personas, a su hija.

José Ramón Correa y Cecilia Pérez, miembros del directorio de Azul Azul, también fueron críticos con la gestión de la Delegación Presidencial y Estadio Seguro. El primero señaló que «acá hay responsabilidades administrativas por parte de las distintas autoridades», y criticó que el delegado presidencial subrogante emitiera un comunicado por video en lugar de hacerlo por escrito. Por su parte, Pérez declaró que «Estadio Seguro es más bien estadio vacío, porque o se bajan los aforos o se suspenden los partidos» aludiendo que situaciones así complican la organización de los encuentros.

La ex ministra del deporte cerró interpelando a los representantes del Gobierno, afirmando que «ya no es un tema de inexperiencia, claramente es de incompetencia», y lamentando la constante dificultad para programar los enfrentamientos del equipo mágico.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario