Desertor Galíndez: Un viaje sin retorno para el arquerito

Muchos jugadores, en un partido, ante la hinchada, por RRSS o casualidades, están afecto a mensajes de apoyo o amenazas. El mundo es despiadado, la gente te lo hace sentir, pero es de valientes proseguir, mientras que arrancar es para desertores o cobardes sin gloria.

¿Qué pasa con Galíndez? Bueno, el seleccionado ecuatoriano definitivamente anda en otra. Se quiere ir, más que claro. No quiere seguir en la U, todavía más claro. No obstante, las amenazas que recibe, por el fallo de la FIFA a que Ecuador vaya al mundial sobre el reclamo de Chile, son nominales ¿Motivo suficiente para arrancas? Tal vez, pero aclaremos algo: Todos los jugadores de fútbol, más de una vez, están sujetos a sufrir toda clase de mensajes por las redes sociales. De odio, amor, insultos, gestas, sugerencias, vulgaridades, etcétera. Nadie está ajeno, pero tampoco se debería hacer mucho hincapié en eso, o sino estaríamos siendo víctimas de algo que nosotros mismos construimos: El dolor de decir lo que molesta.

Diego López tomó el timón de esta U, dirigió en Copa Chile y ganó a su manera, jugando un partido horrible pero obteniendo el resultado. Al arco, nuestro Campitos compadre, pero en la azotea, un aire desapercibido. Josema Carrasco se va, se despide y regresa a Bolivia, pero Galíndez no está, no se ha ido, pero se fue del alma azul ¿Qué pasó con quien atajo un penal clave ante Antofagasta, con quien mantuvo el cero en algunos partidos? Yo creo que Hernán se cansó de Chile, no le gustó el país, no encajó en nuestra cultura. Y ahora que sus padres Roggiero y Escobar no están, se siente sólo, desprotegido. Su seguridad quedó en el aire, el mundial está a la vuelta de la esquina pero no es eso, es algo más. Dicen que le han llegado provocaciones de todo tipo, obscenidades textuales por personajes incógnitos, que no puede salir, que pone pie en la calle y el mundo se burla, lo atormenta el sesgo social. 

Hernán, los verdaderos leones saben que esto pasa siempre, todos somos víctimas de las redes sociales, nadie está a salvo y todos están al acecho. Pero, muy francamente, creo que no te sientes a gusto en la U. El hombre que te daba espaldarazos se fue, tu titularidad cayó a un nivel de insatisfacción personal. Tu familia sufre, claro, pero en realidad pones más y más condimentos a un plato que ya está listo, y con slogan redondito: Por favor, VÁYASE.

Lamentable actuar del arquero internacional, pero quizás sea esto la clave para que, de nuevas cuentas, un canterano tome las riendas del pórtico, y quien lo suceda también, a no olvidar que Garrido también es de la casa. ¿Tendrá Campos la oportunidad que buscaba hace rato con la U, o el fantasma de Hernán le rondará la cabeza? Esperemos que no, pues la U ya inició un nuevo camino, frenarse a mitad y retroceder sería perjudicial, pero bueno, el ánimo de Campos está por las nubes. Queda arreglar al equipo y mejorar su juego táctico.

2 comentarios

  1. Esta claro que desde que nacemos estamos expuestos a criticas…sera en colegio, en la Universidad tambien en el trabajo…siempre tendremos gente que te quiera y tambien te odie…lo importante es perseverar y luchar para afrontarlo pero siempre con dignidad no escudarnos en mentiras para salir de esa instancia muy mal hecho lo de Galindez…da pena que un profesional salga con otro tipos de argumentos…puede irte No te necesitamos…

  2. Es fácil opinar desde la vereda de enfrente, pero tenemos falsos hinchas ( delincuentes) en nuestros equipos por los cuales hinchamos , por lo tanto no podemos criticar a un futbolista que esté cuidando su integridad.
    Y que se allá festinado con su país por un cupo para ir a un mundial de fútbol entrando por la ventana.
    Soy de colo colo , equipo que ostenta una barra plagada de muchos delincuentes motivo por el cual dejé de ir a los estadios cuidando mi integridad.

Deja un comentario