Si no le ganas a Coquimbo

Azules jugaron con línea de tres y no recibieron goles, pero su producción ofensiva fue paupérrima en la tarde de este miércoles en Valparaíso.

La primera parte del juego el nervio se palpaba con nitidez, los elencos jugaron a no equivocarse. Poco riesgo y nulas acciones colectivas, de uno y otro. De hecho, el primer lapso no tuvo remates a portería. Ni uno. Tanto Cristóbal Campos como Rodrigo Formento no se exigieron.

López transó en su habitual línea de cuatro en la defensa y le restó un jugador a ese bloque, buscando mayor presencia por las bandas y, por consiguiente, un mayor volumen en el ataque. Fue tal el nivel de desconexión que mostraron sus dirigidos que, en realidad, pareció que no le entendieron la idea.

Luego en el segundo tiempo, la tónica fue la misma y eso le servía a Coquimbo, porque no se apuraba en reanudar las acciones, lo que se notaba en el tiempo que hacia su portero Formento o cuando los jugadores piratas iban al suelo y demoraban en incorporarse. Diego López hizo cambios y, con el ingreso de Aránguiz, volvió a un esquema más repetitivo en la campaña. Los del Nano Díaz tuvieron algunos acercamientos.

Tampoco los ingresos de Bastián Tapia, Renato Cordero e Israel Poblete hicieron efecto. Varios, incluso, intentaron explicarse por qué el entrenador optaba por sumar defensores y volantes y dejaba en la banca a Junior Fernandes, cuando ya era tarde Cordero y Palacios ingresar a hacer lo suyo, pero ya no servía, Tobar pitó y todo quedó en un 0-0 incómodo para los objetivos azules.

Si Antofagasta y La Serena vencen en sus encuentros, la U quedará en el descenso.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario